Se entiende por “living will” a aquella declaración efectuada por una persona con el propósito de negarse a recibir determinados tratamientos médicos con la potencialidad de extender “artificialmente” su vida. Si bien puede parecer que es un mecanismo similar a la eutanasia, en realidad no lo es.

Con la eutanasia la persona aquejada por una enfermedad pone fin a su vida, sea a través de sus propios actos, con la ayuda/colaboración indirecta de un tercero o mediante actos directos del tercero. Así, un típico ejemplo de eutanasia sería la desconexión de un paciente a los aparatos que permiten prolongar su vida o por medio del suministro de  alguna substancia que paraliza los pulmones y/o el corazón. Dada la configuración particular de las diversas vías por las que se realiza la eutanasia se la considera suicidio, homocidio o complicidad al suicidio. En cambio, en el “living will” cualquier persona dispone por anticipado que los médicos no lo podrán contectar a máquinas que prolonguen su vida o a someterlo a tratamientos médicos que consideren vejatorios (cualquiera fuese el motivo). Ciertamente, en ambos casos podría llegarse al mismo fin: la muerte del paciente. Empero, queda claro que se fundan en principios distintos y son ejecutadas mediante conductas claramente diferentes.

Como se sabe, un médico sólo puede intervenir si es que cuenta con la autorización del paciente o sus familiares, el así denominado “consentimiento informado“. En otras palabras, si el médico no cuenta con el consentimiento, o no se encuentra en algún supuesto de excepción (el tratamiento de emergencia), tal intervención deviene en ilícita, por lo que es pasible de acciones civiles y penales. Estos aspectos, sin embargo, suelen ser pasados por alto por nuestros constitucionalistas e incluso por nuestros especialistas en responsabilidad civil y derecho penal.

La exposición de los pormenores del consentimiento informado y el living will (acaso el aspecto negativo del anterior), excede en mucho los propósitos del presente post. Únicamente quería llamar su atención sobre un tema tan relevante pero a la vez tan poco estudiado en el Perú. Tal vez podamos profundizar un poco durante el dictado del curso.